Al inicio de la 40ª reunión en esta semana, el Comité del Patrimonio Mundial de las Naciones Unidas instó a México a tomar acciones inmediatas para salvar a la vaquita marina en peligro de extinción, o se correría el riesgo de que las “Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California” consideradas como patrimonio mundial, se designen como “en peligro.” El sitio fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad en el año 2005, en parte debido a que es el hogar de las últimas vaquitas marinas y la totoaba, un pez marino de gran tamaño. Hace sólo unas semanas, científicos estimaron que sobreviven menos de 60 vaquitas, por lo que la especie está al borde de la extinción.

“Como organismo internacional responsable de los sitios del Patrimonio Mundial, el comité tiene el deber de garantizar que estos sitios, ecológica y culturalmente importantes, permanezcan protegidos para las generaciones futuras,” dijo D.J. Schubert, biólogo experto en vida silvestre del Instituto de Bienestar Animal de Estados Unidos. “Para la vaquita, la decisión del Comité esta semana podría determinar si la especie sobrevive o se pierde de forma permanente.”

El Comité de Patrimonio Mundial hizo un llamado al gobierno mexicano para que la actual prohibición de redes de enmalle, que por ahora es de dos años en el hábitat de la vaquita, sea permanente; así como organizar una misión de observación conjunta de especialistas del Centro del Patrimonio Mundial y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). México debe reportar al comité sobre estas recomendaciones antes de febrero del 2017, para que después éste decida si se debe enlistar formalmente al sitio como “en peligro,” en su próxima reunión que se llevará a cabo ese mismo año.

Cuando las Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California fueron inscritas en la lista del Patrimonio Mundial, la vaquita y la totoaba, en peligro crítico de extinción, se identificaron como parte de la propiedad de “valor universal excepcional.” Sin embargo, después de décadas de esfuerzos de conservación ineficaces por parte del gobierno mexicano, la vaquita podría extinguirse en el año 2022 si la disminución continúa. Esta especie se ve amenazada al quedar atrapada en redes de pesca, incluidas las redes de enmalle ilegales que se utilizan para capturar totoabas. La vejiga natatoria de estos peces tiene una alta demanda en Asia, donde se cree que tiene propiedades medicinales y se puede vender de $5 mil a $14 mil US dólares por kilo.

“Si perdemos a la vaquita, el Golfo de California, que es un sitio del patrimonio mundial, pierde una de sus características más importantes,” dijo Sarah Uhlemann, directora del programa internacional del Centro para la Diversidad Biológica. “México debe prohibir de forma permanente las redes de enmalle en el hábitat de la vaquita, reforzar la aplicación de la ley, y dejar de poner en peligro esta increíble especie que es patrimonio mundial.”

En 2015 el Centro y el Instituto de Bienestar Animal solicitaron al Comité del Patrimonio Mundial enlistar a las Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California como “en peligro.” Si esto sucede, financiamiento de la ONU podría estar disponible para ayudar a México en la toma de acciones correctivas y hacer frente a las amenazas del sitio.

El Centro para la Diversidad Biológica es una organización de conservación nacional, sin fines de lucro con más de 1 millón de miembros y activistas en línea dedicados a la protección de especies en peligro de extinción y los lugares salvajes.

El Instituto de Bienestar Animal (AWI) es una organización benéfica sin fines de lucro fundada en 1951 y dedicada a reducir el sufrimiento de los animales causado por la gente. AWI involucra políticas, los científicos, la industria y el público para lograr un mejor tratamiento de los animales en todas partes, en el laboratorio, en las granjas, en el comercio, en casa, y en la naturaleza.