Los parques, más allá de su valor ecológico y escénico, nos ofrecen la oportunidad de disfrutar de una vida activa, salir de la rutina y activar cada célula del cuerpo a favor de un estilo de vida sano. Por eso conectarse con los parques le concede acciones a su bolsa de salud y bienestar.

La falta de contacto con la naturaleza se entiende como un desorden de conducta conocido como “Outdoor Deprivation Disorder” ODD, por sus siglas en inglés. Este desorden se vincula a enfermedades relacionadas con la obesidad y Diabetes tipo 2, presión alta, enfermedades del corazón, asma y enfermedades del hígado no relacionadas con el alcohol, así como deficiencia de vitamina D, osteoporosis, estrés, depresión, desorden de déficit de atención, y miopía.  Y, si no fuese suficiente con todo lo anterior, también se vincula con una baja en la función cognitiva.

Los médicos reconocen cada día más el concepto de prescribir ejercicios al aire libre como una herramienta para mejorar la salud y el bienestar mental del paciente. Pienso que los médicos deben inclinarse más a recetar visitas a los parques: -¡Pasea esta tarde y me llamas en la mañana! y los pacientes a pedirle: – Doctor, necesito acciones de salud y bienestar. ¿Me receta una visita al parque?

Estamos preparando una guía que facilite el flujo de información para todos. Tus comentarios son valiosos para lograr un instrumento que contribuya con la difusión del mensaje.

Por favor, entra en este enlace y danos tu opinión.