Hoy llegaron bolas de alquitrán a una playa de Pensacola producto del derrame de crudo en el Golfo de México. Las playas de Pensacola, irónicamente conocidas como “más blancas del mundo” son las primeras victimas en la Florida. La inminente llegada de la marea negra a Florida representa una gran amenaza para el turismo, la principal industria del estado que genera 60 mil millones de dólares anuales con unos 80 millones de visitantes.

Todos hemos sido afectados por el Desastre de BP, no importa si vivimos o no en Louisiana, Mississippi, Alabama o Florida. La tragedia ecológica, social y económica que estamos viviendo marcara un antes y un después en la historia de América y esperamos que este escándalo que ha cambiado el patrimonio ecológico cambie también para siempre la historia de las perforaciones petroleras mar adentro.

Las playas del Sur de la Florida están abiertas pero siempre es importante asegurarse de que estén aptas para bañistas antes visitarlas. Manténgase informado sobre la calidad del aire en http://gulfcoast.airnowtech.org y sobre la calidad del agua en http://iaspub.epa.gov/waters10/beacon_national_page.main

Si llega o no la marea negra a la Florida, cuándo y en qué magnitud, depende de factores que no están bajo el control humano como lo son la dirección de los vientos, las corrientes oceánicas, y la velocidad de dispersión del crudo, entre otros.

Prepararse para el peor escenario es de sabios.  “En el evento que el derrame de petróleo llegue al Sur de la florida estaremos preparados en el Condado de Miami-Dade”-dijo el Alcalde Carlos Alvarez en rueda de prensa este jueves 5 de mayo.

Las diferentes agencias de gobierno están trabajando en un plan estratégico para responder a una eventual emergencia. Nuestra organización ha sido llamada a colaborar y estamos listos para apoyar los esfuerzos de las autoridades locales. Para unirse entre a http://www.americaverde.org