Apenas estaba por cumplir mis 7 años cuando Exxon, adueñándose de mi futuro, tergiversó la verdad con millones de dólares de inversión en exitosas campañas de confusión científica que lograron desconocer el impacto generado por la quema de combustibles fósiles.

Con sus acciones y su ética, Exxon nos condenó a hacer de éste un planeta cada día más inhóspito, sin considerar las consecuencias, conspiró contra la humanidad.

James Black, quien en 1977 era el científico principal de Exxon, explicó recientemente a InsideClimate, que había alertado a Exxon sobre la existencia de consenso científico en relación al clima global y las emisiones de dióxido de carbono que resultan de la combustión de combustibles fósiles. En 1981, les advirtió que la temperatura global se incrementaría en dos o tres grados si se duplicaban las emisiones de dicho gas a la atmósfera y calificaba de “Potencialmente Catastróficos” los efectos del daño.

Sin embargo, esa información, fue empleada por Exxon para preparar su estrategia de ataque contra quienes divulgaran los alcances de la ciencia para que no amenazaran el desarrollo de la industria. En resumidas cuentas, estableció un presupuesto para ocultar la verdad. ¿Pero cuál es el alcance de ésta vergonzosa estrategia de Exxon?

En las 4 décadas que han pasado, la perdida de vidas humanas como consecuencia de eventos climáticos extremos y enfermedades relacionadas con el clima, la pérdida de la diversidad biológica, y las consecuencias del Cambio Climático que sufrimos, descansan en dos grandes pilares: el primero, la acción de la industria que veló por sus intereses a cualquier costo; y el segundo, la omisión del resto de los que formamos el Estado.

Pero sí algo hay que criticar con más vehemencia que el mismo hecho de ocultar y tergiversar la información, es que con tanta información disponible, no hayan desarrollado una estrategia de negocios lo suficientemente avanzada como para liderar la mejor respuesta al conflicto entre la contaminante producción de energía que contamina y la necesidad energética de los 7 mil millones de humanos que poblamos este planeta.

Sin duda no solo Exxon lo sabía, estas revelaciones dejan en evidencia a otros tantos que se ocupan de distraernos y de negar la ciencia para fortalecer sus intereses económicos.

Una serie de preguntas sin respuestas podrían llenar este blog y no terminaría: ¿Hasta cuándo vamos a permitir que la industria afecte nuestro bienestar?, ¿Debería Exxon pagar mi seguro de inundación, restaurar las zonas costeras afectadas por la erosión, bombear el agua de las ciudades inundadas…?

Estamos cumpliendo nuestra condena, también ellos deben cumplir la nuestra. Si no condenamos enfáticamente estas acciones, nos seguirán condenando. INVESTIGAR a EXXON es una petición que apoyo.

Aunque no podremos reescribir la historia; conseguiremos que no se repita. Hay que sentar un precedente y desenmascarar a los que continúan con esta práctica de impedir la #AcciónClimática boicoteando la toma de decisiones y comprando conciencias que niegan la contribución humana al Cambio Climático, consiguiendo confundir a la opinión pública y retardando la acción.

Desde mi punto de vista, este es un delito de Lesa Humanidad. Yo firme, fírmala tú también.
#ExxonKnew