Estamos en el Año Internacional de La Energía Sostenible para Todos. Un llamado global a la toma de conciencia sobre la importancia de incrementar el acceso sostenible a la energía, la eficiencia energética y la energía renovable.

¿Por qué “Energía Sostenible”?

La forma en que hemos producido y consumido la energía en el mundo no es sostenible porque obstaculiza el desarrollo social y económico y está cambiando profundamente los patrones del clima impactando el sistema ecológico. Necesitamos producir y usar la energía de forma que a largo plazo esta contribuya al desarrollo humano en el ámbito social, económico y ecológico.

¿Por qué “Acceso Sostenible”?

Una de cada cinco personas en el planeta no tiene acceso a la energía moderna. Para la economía global esta desigualdad es insostenible. Satisfacer las necesidades humanas básicas de energía es indispensable para el desarrollo pero los servicios energéticos no siempre son fiables ni sostenibles, de modo que la presión por perderlos es inminente.

1.400 millones de personas carecen de acceso a la energía moderna. Los servicios energéticos tienen un profundo efecto en la productividad, la salud, la educación, el cambio climático, la seguridad alimentaria e hídrica y los servicios de comunicación. La falta de disposición física de la energía obstaculiza el desarrollo social y económico.

¿Por qué Eficiencia Energética?

En la medida en que hagamos un uso racional de la energía reduciremos nuestra huella de carbono que afecta la salud humana y el ambiente. Ahorrar energía fortalece el desarrollo social, económico y ecológico. Reducir el consumo y mantener los mismos servicios energéticos es posible, sin disminuir el confort y la calidad de vida.

Se trata de identificar las oportunidades de mercado, la energía más limpia es la que no se consume, pero podemos hacer uso de la información disponible para reducir el consumo y de la tecnología para incrementar esa reducción.

¿Por qué Energía Renovable?

En el mundo somos 7.000 millones y 3.000 millones de personas dependen de la biomasa tradicional y el carbón como las principales fuentes de energía. Imaginemos como se transformaría la vida de una familia, una ciudad, una nación si redujéramos el tiempo y el trabajo pesado de recolectar leña para cocinar y generar calor. Su desarrollo nos beneficiaría a todos, social, económica y ecológicamente.

El impacto que estamos causando en el clima global con nuestros patrones de producción y consumo de energía amenaza con la salud del Planeta y a diario estamos percibiendo estos impactos en la perdida de la diversidad biológica, entre otros efectos.

Por otro lado, la dependencia de países terroristas e inestables para obtener el petróleo pone en riesgo la seguridad energética de la nación y debemos reducir esa dependencia aumentando nuestra producción de energía basada en fuentes renovables como la solar y la eólica para evitar una crisis y avanzar hacia un desarrollo sostenible.

Necesitamos recursos energéticos menos contaminantes y más eficientes. Necesitamos reducir nuestro consumo haciéndolo más eficiente.

Necesitamos seguir viviendo en un mundo verde.