La destrucción del hábitat está ocurriendo alrededor del mundo en una tasa alarmante. Las aves, mariposas y otras especies se encuentran sin el alimento básico para cubrir sus necesidades de sobrevivencia.  Tú puedes restaurar el hábitat para estas especies siguiendo unos pasos simples y creando un lugar relajante para ti mismo y en el que otros también tengan la oportunidad de experimentar la naturaleza en su pleno esplendor. Decídete a inspirar a tus vecinos y darle un espacio a la vida siguiendo estos simples pasos que te darán mucha alegría.

Estamos en el Mes de los Jardines y de las Flores celebrando a las Madres. Así que te invito a celebrar la Madre Tierra, regálale a mamá una visión perfecta de su jardín, patio o balcón y celebra también a las madres de la vida silvestre, cientos de especies que necesitan de nosotros. Crear un hábitat para la fauna silvestre implica crear un lugar para el ciclo de vida entero de una especie, desde el  renacuajo de un sapo, desde la oruga de una mariposa.

Seas novato o veterano de jardinería, sea que tengas un balcón o unos pocos acres, es muy fácil atraer la vida silvestre. Ten en cuenta que, si te aseguras de servir los tres elementos claves que la naturaleza necesita para entrar en tu jardín, los pájaros, las mariposas y otras especies no pedirán cita para engalanar tu espacio. Estos tres elementos son:

1) Comida: Todo el mundo necesita alimentarse. Sembrar plantas nativas es una forma de alimentar a las especies y guindar alimentadores en lugares seguros también es otra manera de brindar alimento a las especies silvestres. La vegetación nativa brinda el follaje, néctar, polen, semillas y nueces que muchas especies de la fauna requieren para sobrevivir y prosperar.

Así que asegurarte de tener plantas nativas en tu jardín. Pero hay muy pocos recursos de alimento disponible porque cada vez hay menos espacios verdes, así que usar equipos para colocar comida para las ardillas, los colibríes y otros pájaros es una acción noble de amor por la naturaleza.

2) Agua: La fauna, como todos los seres vivos del planeta requiere de agua limpia para beber, bañarse y reproducirse. Los recursos de agua que puedes dejar a su disposición en tu jardín pueden ser desde los naturales como manantiales, lagos, ríos y charcos, hasta los pequeños estanques hechos por el hombre.

3) Cobijo: La fauna necesita esconderse para protegerse de la gente, los depredadores, y las inclemencias del tiempo. La vegetación nativa es una cubierta perfecta para la fauna terrestre. Los arbustos y los matorrales proporcionan grandes lugares para ocultarse dentro de sus hojas.

Hasta las ramas muertas de los árboles sirven de casa para cantidades de animales incluyendo algunos que usan las cavidades de los árboles y ramas para anidar y posarse.

Si no es posible inclinarse por una opción natural, entonces es importante tratar de construir una casa para pájaros que sea específica para el tipo de aves que desea atraer a su hábitat. También es importante establecer estanques para brindar espacio a la vida acuática como los peces y anfibios.

En un hábitat para la vida silvestre muchos elementos cumplen una doble función para que la fauna progrese en el desarrollo de sus crías, desde zonas de plantas donde las mariposas dejan sus huevos y pequeños mamíferos cavan debajo de la maleza, hasta casas de pájaros, estanques para anfibios y peces, o cuevas donde los murciélagos descansen y formen colonias.

Que tengas mucha suerte alimentando vida!